Redacción: Naomi Villalobos.

Antonio Delgado es un abogado de migración, padre soltero y candidato republicano a la Cámara de California de 40 º Distrito, orgullosamente salvadoreño.

Fue en 1986 que la familia Delgado, originarios de San Salvador, deciden migrar a Estados Unidos, debido a la Guerra Civil que atravesó El Salvador durante la década de los 80.

“Llegamos a Estados Unidos a raíz de un incidente que ocurrió justo a fuera de la casa, había una pelea entre los dos bandos de la Guerra de Civil en El Salvador, los guerrilleros y los militares, y pasaron bastantes balazos por la casa ese día y a raíz de esa situación mis padres deciden alejarse y buscar un mejor futuro”, recuerda Delgado.

A su llegada a Estados Unidos, la familia termina estableciéndose en el sur de Los Ángeles, California, Delgado recuerda que durante esa época la zona era muy peligrosa “había bastantes pandillas y causaban problemas a los salvadoreños, porque en esa época había tan pocos”.

Con tan solo siete años de edad y en su primer día de clases, Antonio Delgado sufre un robo a mano armada por parte de otros estudiantes, “eran niños mayores, pero a punta de pistola y en mi primer día me quitaron el dinero para mi almuerzo”.

Sin embargo, luego tuvo la oportunidad de acceder a una mejor escuela y con el tiempo se convirtió en el primero de su familia en graduarse de primaria, de bachillerato e ingresar a la universidad.

Todo lo anterior lo logró gracias al constante apoyo de sus padres, su padre trabajó dentro del área de la construcción, mientras su mamá limpiaba casas, “no estaría donde estoy si no fuera por el gran esfuerzo que hicieron mis papás, a ellos les debo lo que soy”.

En la universidad opta por una carrera en derecho y se especializa en temas migratorios, se gradúa en 2009 como abogado, año en que Estados Unidos se encontraba en medio de una recesión, razón por la cual pasó tres años sin encontrar un empleo en su carrera.

Pese a eso, Antonio no dejó de trabajar y tomabas las oportunidades que se le presentaban “Yo parqueaba carros, trabajé como guardia de seguridad nocturno, todo para sobrevivir”, asegura.

Luego de casi tres años, Delgado se dio cuenta que nadie le iba a dar una oportunidad y que él debía creársela, “alguien me contrato, realicé un buen trabajo, me refirió con otra persona, un cliente se convirtió en 2, 4 y hoy ya tengo oficinas en Los Ángeles, San Francisco, Las Vegas, Houston”.

En un inició él era el que se encargaba de todo, ahora cuenta con más de 20 empleados, y asegura que todo lo ha logrado por la calidad de servició que ofrece “todo es gracias al servicio que les brindó a las personas, dándole una atención especializada a mis clientes que muchas veces otros abogados no dan”.

Delgado ha ayudado a cientos de migrantes a arreglar su situación en Estados Unidos, “hay bastantes abogados que les gusta manejar diferentes temas, pero yo considero que no establecernos en un solo tema no es algo bueno, y el tema migratorio es lo suficientemente complejo, entonces me he enfocado en desarrollarlo lo mejor que pueda”.

El padre de Delgado falleció en 2009 y en su última voluntad le pidió que cuidara de su madre, promesa que ha cumplido, pero es cuando comienza a darse cuenta que debería velar por el bienestar de toda la comunidad y no solo da de su familia.

VIDA POLÍTICA

Es de esa forma que el 3 de diciembre del año pasado, el último día para presentarse a las primarias, no lo pensó y entró a la contienda, “yo nunca me imaginé entrando a la política, pero me di cuenta que no había nadie compitiendo contra Lucille Roybal-Allard, que tuviera la posibilidad de ganar y por eso decidí meterme”.

Una decisión acertada donde terminó venciendo a otros cuatro candidatos en las primarias del 3 de marzo para reclamar el segundo lugar y un lugar en la boleta electoral en las elecciones generales.

“Yo sin experiencia en asuntos políticos logré ganar las primarias contra dos demócratas, un independiente y uno de un partido verde, y ahorita estamos en camino a las elecciones generales en noviembre 3”.

Y es precisamente uno de los mensajes que quiere transmitir con su postulación, que si se desea algo y se trabaja por lograrlo se puede conseguir.

“Es lo que le quiero enseñar a las personas, que no se necesita tener experiencia en esto, se puede llegar hasta lo más alto de poder en este país si uno tiene el valor de hacerlo, le quiero enseñar a nuestra comunidad que cualquier sueño que ellos tengan pueden realizarse siempre que tengan el valor de hacerlo”.

“Yo soy alguien que salió, se superó como inmigrante, entonces yo sé que necesita la comunidad para superarse, para salir adelante”, afirma.

Además, una de sus principales razones para competir es la actual situación que atraviesa el distrito a cargo de su adversaria Lucille Roybal-Allard, quien ha sido la representante desde 2013, y anteriormente había representado al 33 º y 34 º, acumulando una carrera de más de 30 años y antes de ella, estuvo su padre Edward Roybal, quien fue propietario de su puesto durante 30 años.

“Han sido más de 60 años de la familia en los que no se ha visto ninguna mejora, y se necesitan cambios porque los jóvenes del distrito no salen bien de la escuela, debido a la calidad de la educación, entonces pensando en el futuro de todos esos jóvenes y que realmente tengan la oportunidad de cambiar su vida, la de su familia, es lo que me motivo a postularme”.

Delgado asegura que “no podemos esperar ver cambios cuando los representantes son los mismo que han estado por casi 60 años y no han hecho nada en todo ese tiempo”.

Además, Delgado considera que los padres fundadores de Estados Unidos, no se imaginaron esta forma de república “donde sola unas pocas familias están en control del país”.

PROPUESTAS

Al ser un abogado migratorio, ese sería una de las principales reformas que buscaría Delgado de llegar al Congreso, hay que “detener la extorsión dentro de esa área para que las personas puedan salir adelante” asegura.

“Yo pasaría una ley para que los “dreamers” tuvieran la oportunidad de arreglar al fin su residencia y convertirse en ciudadanos, además, las personas que contribuyen a este país, que han iniciado negocios y que son una fuente de empleo en la comunidad, tiene que poder legalizar su estatus migratorio, cualquier persona que aporta y que le da valor a Estados Unidos debería poder tener una manera de ser ciudadano”.

Además, a medida continúa aumentando el costo de vida en California y la indigencia, Delgado propone reducir la burocracia para nuevas construcciones, “lo que sucede es que las compañías que construyen nuevos apartamentos, nuevos edificios, solo buscan generar ingresos para ellos mismos, entonces solo construyen apartamentos de lujo, porque es su forma de recuperar lo invertido, entonces lo que ya haría es reducir el costo de construcción de apartamentos, porque si lo reducimos, las compañías ya podrían ofrecer apartamentos o casas más accesibles”.

También, en el tema de educación el abogado propondría una medida que busca aumentar la competencia y mejorar el sistema escolar, “Lo que sucede en Los Ángeles es que las personas solo tienen una opción y es asistir a una escuela pública, el gobierno les da a las escuelas cada año US$12,500 por estudiante.

Entonces, lo que propongo es dar ese dinero directamente a las familias y si ellos desean pueden llevar a sus hijos a la escuela pública, pero si quieren pueden llevarlos a una escuela privada para que al fin los padres puedan tomar la decisión que beneficiará más el futuro de sus hijos”.

Entonces por cada hijo e hija que tengan los padres recibirían esos US$12,500, por cada uno, y no importaría el estatus migratorio en el que se encuentren, ya que en el estado se educa a todos los niños.

Para Delgado al hacer eso, las escuelas buscarían mejorar para atraer a los alumnos, existiría una competencia donde todas las instituciones buscarían dar lo mejor y con eso aumentar la calidad en la educación.

Además, si los padres no ocupan todo el dinero en la educación, deberán crear una cuenta de ahorro para la universidad.

En este tema, el candidato comentó acerca de los hechos que ocurrieron este año el 14 de enero, cuando un avión de Delta voló sobre la comunidad y arrojó gasolina arriba de escuelas, casas, y a causa de ello se enfermaron bastante estudiantes y ellos hoy están demandando a la aerolínea.

Pero lo que le llama la atención a Delgado es la actitud de la actual representante, Lucille Roybal-Allard, “nos enteramos que la aerolínea le dio a ella una gran cantidad de dinero, y queda la pregunta ¿Qué quiere la aerolínea a cambio? Como ella no se pronunció queda pensar que ese fue el precio por el que ella vendió a los niños de la comunidad”.

Para finalizar, Delgado envía un mensaje a toda la comunidad “No podemos dejar que los obstáculos nos impidan salir adelante, siempre van a existir cosas que nos impiden realizar nuestros sueños, pero si uno de verdad hace algo por las razones correctas, si tiene fe en Dios, no hay ninguna cosa que pueda detenernos y precisamente quiero ser un ejemplo que eso se puede hacer, y no solo decirlo, sino demostrarlo, ganando estas elecciones”.

Además, aseguró que todos los salvadoreños en Estados Unidos “ya no vamos a tomar solo migajas, nosotros queremos un asiento en la mesa y ya estamos listos para determinar nuestro destino, ya no vamos a dejar que abusen de nuestro voto”.

 

Deja un comentario