Foto; DEAWashington

El Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) de México denunció un historial de “anomalías” por parte de la Administración de Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos, a la que atribuyó secuestros, suplantar identidades, usurpar funciones, entre otras irregularidades.

Carlos A. Pérez Ricart, investigador de la institución, que pertenece al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología del Gobierno mexicano, ha advertido de que la DEA ha llevado a cabo, incluso, “intervenciones ilegales de teléfonos móviles”.

Además, ha acusado a la DEA de “tener un sistema de espionaje en la Embajada de Estados Unidos, además de en su oficina en El Paso (Texas), donde controla e intercepta comunicaciones históricamente”.

En una entrevista concedida al diario ‘Milenio’, aseguró que las irregularidades, que se han producido en territorio nacional, incluyen la “posesión irregular de armas para su protección” antes de que esto estuviera regulado, así como la participación en operativos en los que se habrían hecho pasar por militares mexicanos.

El caso más reciente, ha explicado, es el del general y exministro de Defensa mexicano Salvador Cienfuegos, a quien la DEA habría “intervenido sus comunicaciones privadas”.

Pérez ha recordado, por otra parte, el caso del médico Humberto Álvarez Machain, que fue presuntamente secuestrado por un grupo de policías mexicanos y agentes de la DEA, quienes lo habrían trasladado ilegalmente a Estados Unidos hace ahora más de 30 años para someterlo a juicio por el asesinato del agente especial Enrique Kiki Camarena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here