Foto: @SecPrensaSV

Por. Adán Ezequiel Mejía Renderos

Aspirante a una Candidatura No Partidaria.


Una vez más, nuestro país, se enfrenta a una nueva campaña electoral, esta vez, para elegir y en otros para reelegir alcaldes y diputados para la Asamblea Legislativa y el PARLACEN.

Como siempre, las promesas se lanzan por doquier, encontrándose a la orden del día el ofrecimiento de las mismas cosas que ya se prometieron en elecciones anteriores, pero que nunca se cumplen.

¿Usted no se ha cansado de esas promesas que parecen un ritual repetitivo?

Estamos encerrado en un círculo vicioso, al no lograr los respectivos procesos electorales transformarse en vehículos impulsores de los verdaderos cambios que necesita el país, la democracia agoniza.

A principios de este año las encuestas reflejaban que la intención de votos en segundo lugar favorecía a las candidaturas no partidarias.

El principal motivo es el cansancio y descrédito de los partidos políticos existentes, esto hizo que más de 30 ciudadanos nos inscribiéramos ante el Tribunal Supremo Electoral,(TSE) como aspirantes a una Candidatura No Partidaria.

Tengamos presente que el T.S.E. es representado y administrado por magistrados nombrados por los partidos políticos.

De todas las solicitudes solo al 50% nos autorizaron para recolectar las firmas de ciudadanos según los departamentos que nos inscribimos, en mi caso la ley pide 12 mil firmas, debido a que el mismo T.S.E. nos solicitó las firmas antes del tiempo dado por el sistema electoral, logramos presentar más de 14 mil firmas.

Al momento de escribir este artículo, todavía no me han notificado cuando revisan las firmas, pero de 12 que hemos entregado solo a uno se las han aprobado, han descartado la mayoría de firmas. Espero poder salir bien de este proceso.

Se rumora que no dejarán participar a la mayoría de aspirantes a una Candidatura No Partidaria.

En el caso de los partidos políticos, hay varios sinsabores en ciudadanos, como el caso de Nuevas Ideas que dejó a muchos aspirantes a una candidatura fuera de manera antidemocrática, en otros partidos es evidente la desigualdad, división, bloqueo que están sufriendo aun candidatos electos en las internas.

El grito popular es a favor de una renovación política, en sus candidatos, grito que no ha tenido eco en los partidos, todavía veremos en la papeleta el rostro de candidatos que tienen años de estar en la Asamblea o en algunas alcaldías.

Otro virus o bacteria que tiene a nuestra democracia en Cuidados intensivos es la apatía de la ciudadanía a la política del país.

Muchos de ellos ignoran que es imposible edificar un desarrollo para la ciudadanía ni se sostienen instituciones auténticamente si no se tiene una democracia sana y dinámica.

El ausentismo mata poco a poco la democracia, entre más ausencia hay de ciudadanos ejerciendo su voto, lentamente le estamos quitando el poco oxígeno que le queda a nuestra democracia.

A los partidos políticos les conviene el ausentismo de la ciudadanía, ya que el sistema electoral asignará los puestos por la cantidad de votos emitidos.

Es decir que quien tenga más voto duro lograra afianzar la mayoría de puestos legislativos y municipales.

El país necesita más candidaturas no partidarias y nuevos partidos políticos para que juntos podamos revivir nuestra democracia, sino nos tocará ver morir nuestra democracia por nuestra propia ineptitud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here