Foto: @TeamJoe

El candidato a la presidencia de Estados Unidos por el partido demócrata, Joe Biden aseguró que de ganar las elecciones daría US$4 mil millones a los países del Triángulo Norte de Centroamérica, El Salvador, Guatemala y Honduras, para fortalecer un plan de apoyo integral y un fuerte combate contra la corrupción endémica que afecta la región.

“El plan de Biden para fortalecer la seguridad y prosperidad en colaboración con los pueblos de Centroamérica”, publicado en la página web del candidato presidencial demócrata, favorito en las encuestas sobre el presidente Donald Trump, enumera así sus principales objetivos en la región:

  • Desarrollar una estrategia regional integral de cuatro años y $4 mil millones para abordar los factores que impulsan la migración desde Centroamérica.
  • Movilizar la inversión privada en la región.
  • Mejorar la seguridad y el estado de derecho.
  • Abordar la corrupción endémica.
  • Priorizar la reducción de la pobreza y el desarrollo económico.

La propuesta sostiene que “la gente de la región comprende que abordar estos desafíos de manera sostenible exige cambios sistémicos y reformas en muchos sectores de la sociedad en el Triángulo Norte, y ese tipo de cambio requiere una inversión seria de voluntad y recursos políticos en todos los niveles”.

“Requiere el compromiso sostenido de los líderes y pueblos de El Salvador, Guatemala y Honduras, y a medida que avanzan, los Estados Unidos deben estar allí para ofrecer apoyo y colaboración. Es de claro interés para los Estados Unidos ayudar a impulsar ese cambio con una estrategia integral de apoyo de los EE.UU. para iniciativas regionales y el compromiso a los niveles más altos de nuestro gobierno”, advierte.

Según el plan, Biden ofrece una estrategia regional integrada de cuatro años y $4 mil millones que:

  • Requiera que los países asignen una cantidad sustancial de sus propios recursos y emprendan reformas significativas, concretas y verificables.
  • Establezca condiciones sólidas para un progreso verificable con el fin de garantizar que los fondos de los contribuyentes estadounidenses se utilicen de manera efectiva.
  • Ponga la lucha contra la corrupción en el centro de la política de los Estados Unidos en América Central.
  • Dirija la inversión del sector privado, incluyendo a través de alianzas público-privadas, para complementar los fondos del gobierno.
  • Invierta principalmente en organizaciones de la sociedad civil que están en la primera línea al lidiar con las causas fundamentales.
  • Renueve los esfuerzos para trabajar de manera constructiva con México, Canadá y otros socios regionales de América Central y del Sur.
  • Reconozca el papel central de las mujeres como una fuerza poderosa para el desarrollo.

Además, de convertirse en presidente, Biden eliminará de inmediato las políticas de inmigración “draconianas de la Administración Trump” y galvanizará la acción internacional para abordar la pobreza y la inseguridad que llevan a los migrantes del Triángulo Norte a los Estados Unidos.

Los gobiernos y las sociedades centroamericanas tienen la responsabilidad principal de abordar los factores de la emigración en sus propios países, pero la profundidad de las reformas necesarias requiere una asistencia y cooperación internacional sostenida. Se necesita desesperadamente un liderazgo renovado de los EE.UU., que debe complementarse con la inversión del sector privado, el apoyo de la comunidad internacional de donantes y el compromiso de los gobiernos regionales de emprender reformas fundamentales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here