California promulgó un toque de queda nocturno que inició ayer y que estará vigente hasta el 21 de diciembre, debido al aumento de casos de COVID19 que amenaza con colapsar los sistemas de atención médica.

Las restricciones más recientes exigen que las personas que no realizan diligencias esenciales se queden en casa a partir de las 10 p.m. hasta las 5 a.m. hasta el 21 de diciembre, con una posible extensión si las tendencias que empeoran rápidamente no mejoran. A las personas se les permitirá comprar comestibles, recoger comida e incluso pasear a sus perros.

Las autoridades dicen que la atención se centra en evitar que las personas se mezclen socialmente y beban, el tipo de actividades a las que se culpa de causar que las infecciones por COVID19 se disparen después de sumergirse hace solo unos meses.

La medida estará vigente hasta la tercera semana de diciembre, dependiendo de como se vea la curva de casos.

El toque de queda se aplica a 41 de los 58 condados del estado que se encuentran en el nivel “púrpura”, el más restrictivo de los cuatro niveles estatales que permiten varias etapas de reapertura económica. Esos condados abarcan el 94% de los casi 40 millones de personas que viven en el estado más poblado de EEUU.

California en su conjunto ha experimentado más de 1 millón de infecciones, con un récord de 13,000 nuevos casos registrados el jueves.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here