Imagen de Free-Photos en Pixabay

El gobernador de California, Gavin Newsom, firmó una orden ejecutiva que prohíbe a partir de 2035 la venta de autos motorizados por combustibles fósiles.

A partir de entonces, todos los autos nuevos deberán ser eléctricos o no generar emisiones de carbono (ser neutrales). Los fabricantes tendrán 10 años más para asegurarse que los vehículos de mayor envergadura cumplan también con esos requisitos.

“Por demasiadas décadas hemos permitido que los autos contaminen el aire que nuestros niños y familias respiran”, dijo Newsom en una declaración el miércoles. “Se merecen un auto que no le provoque asma a sus niños. Nuestros autos no deberían empeorar los incendios forestales y crear más días en los que el aire esté lleno de humo”, agregó.

La regulación no prohibirá el uso de autos motorizados por combustión interna producidos previo a esa fecha límite. Tampoco impedirá que los residentes compren autos fuera de la jurisdicción y los usen en ella.

La decisión podría generar que otros estados sigan sus pasos. Los lineamientos respectivos a las emisiones de carbono de California sirven como guía para otros 13 estados, así como el distrito de Columbia, donde se ubica Washington DC.

Newsom destacó los beneficios ambientales y económicos que generan los autos eléctricos. Puso como ejemplo principal a Tesla -la empresa de autos eléctricos de Elon Musk- que tiene una de sus plantas en el estado. También destacó que Ford, un histórico productor de autos a combustible fósil, haya comenzado a producir vehículos eléctricos.

“No están dispuestos a sufrir un futuro con aire y agua más contaminados, así como más disrupción climática”, dijo Newsom. No obstante, anticipó que espera encontrar resistencia de otros fabricantes.

Deja un comentario