Foto: @INAMI_mx

Autoridades migratorias mexicanas ordenaron el despliegue de cientos de militares y agentes migratorios en su frontera sur para impedir el ingreso de una caravana de migrantes hondureños que intenta llegar a Estados Unidos.

“No es un delito venir al país, pero nosotros decimos que sea con total respeto a la legislación migratoria mexicana”, dijo Francisco Garduño, jefe del Instituto Nacional de Migración (INM).

“No van a pasar”, expresó tajante Garduño, tras verificar una extensa formación de agentes migratorios en la ribera del río Suchiate.

Los funcionarios hicieron una demostración de las acciones a realizar en caso de que los migrantes lleguen a ese punto del estado de Chiapas, donde el puente internacional Rodolfo Robles fue cerrado con una reja.

“Trataremos a todas las personas con respeto, las orientaremos, se les hará saber la ley migratoria de nuestro país”, aseguró el director del INM.

En tanto, algunos militares mexicanos patrullaban en las inmediaciones del río y otros puntos de Ciudad Hidalgo, cabecera del municipio de Suchiate.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) denunció que existen indicios de que la nueva caravana “se armó” para involucrar a México en la campaña electoral de Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here