El doctor Leopoldo Luque, médico personal de Diego Armando Maradona, fue imputado hoy por posible negligencia y homicidio culposo tras el reciente fallecimiento del exfutbolista.

El caso se encuentra bajo investigación de la fiscalía de San Isidro en Buenos Aires.

Mientras tanto, un juez ordenó el allanamiento de las propiedades de Luque, medios locales reportan el despliegue de alrededor de 60 policías distribuidos en el domicilio y en la clínica del doctor.

Además, ha trascendido que la decisión precede a las declaraciones de las tres hijas del deportista, Dalma, Gianinna y Jana, quienes habrían apuntado al galeno como el principal responsable del deterioro de la salud de su padre en las últimas semanas.

Frente a las acusaciones, Luque tendrá que testificar ante las autoridades para descartar sus posibles responsabilidades y aclarar los hechos.

Mientras se indaga sobre las causas del deceso, los investigadores han solicitado la historia clínica del ‘Pibe de oro’, información sobre su tratamiento y otros detalles de la rutina posoperatoria tras la cirugía de un hematoma en su cabeza.

El ídolo argentino falleció por «una insuficiencia cardíaca que le generó un edema agudo de pulmón y le provocó una muerte súbita», indicó la autopsia preliminar.

Maradona estaba alojado en una casa del barrio privado San Andrés, en el partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires (Argentina). Allí se recuperaba de una reciente operación en su cabeza, por un hematoma subdural.

Por su parte, Luque, expresó ante la prensa luego de que la Justicia allanara su casa que, “Estoy a disposición de la Justicia. Sé lo que hice con Diego y sé como lo hice. Tengo todo para mostrar”.

Agregó que “Estoy absolutamente seguro de que hice lo mejor que se podía con Diego”, afirmó Luque frente a las cámaras de televisión, desde su casa en el barrio de Adrogué.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here