Foto: @BorisEP

Hoy los abogados de Donald Trump presentaron en conferencia de prensa las pruebas del fraude electoral que poseen, donde los letrados dieron nombres, fechas y lugares.

Por su parte, Rudy Giuliani, contó cómo se fraguó el fraude electoral con todo tipo de detalles y además ha adelantado que todavía tienen líneas de investigación abiertas.

Giuliani apuntó también a los medios de comunicación y aseguró que “la prensa está mintiendo a la gente, sobre todo cuando el mainstream mediático sentencia que no hay pruebas, tenemos las evidencias. No saben lo frustrante que es ver cómo los medios dicen que no tenemos evidencias. No sé qué es lo que necesitan para despertarse y para que informen a la gente, les guste o no. Esto que está pasando es real. No son inventos”, afirmó.

Ante eso, aseguró que puede probar que Donald Trump ganó en Pensilvania por 300.000 votos y que ganó en Michigan por 50.000 votos.” Los resultados en estos estados se dieron la vuelta en la noche de las elecciones todos al mismo tiempo y tenemos testigos que así lo confirman”, aseveró.

Giuliani afirmó que tienen testigos demócratas, mil declaraciones juradas bajo pena de cárcel, camiones de madrugada con votos ilegales, papeletas de zombis, fiscales electorales corrompidos, pruebas del software de Dominion manipulado y sufragios de personas que no existen.

Sin embargo, explicó que las pruebas físicas las mostrarán todas ante los jueces.

Dentro de los testigos, mencionó a Jesse Jacob, una funcionaria demócrata de Detroit, quien en su declaración jurada contó que varias autoridades de su ayuntamiento la enseñaron cómo cometer fraude en este elección de 2020.

La mujer afirma que la entrenaron para cambiar las fechas de los votos por correo que llegaban fuera de fecha para que figuraran como entregados antes del 3 de noviembre

Y no solo estaría ella implicada, “tenemos a muchos más confesores funcionarios y gente del entorno”, aclaró Giuliani.

Además, el abogado, añadió que Jesse Jacob narra en su declaración que las autoridades la instruyeron para que no exigiera identificación a la hora de votar. “¿Qué quiere decir esto? Pues que ha habido también miles de votos sin nombres del votante”, resaltó el Giuliani.

Sin embargo, las evidencias reunidas por los abogados, dejan en evidencia lo sucedido en Michigan, donde afirman “se cometieron más delitos aún y muy graves”.

En las declaraciones juradas, dos fiscales electorales, que estuvieron en las mesas, describen que vieron un camión que no era del Servicio Postal, con empleados que tampoco iban con el uniforme del trabajo.

Les llamó mucho la atención que apareciera ese vehículo de la nada y a las cuatro y media de la madrugada. ¿Y qué pasó? Pues tal y como los funcionarios comentan, repentinamente salieron del camión miles de boletas. Los supuestos trabajadores traían a Detroit unos 100.000 votos por correo. Y casualmente el 100% de todos los sufragios eran para Biden. Las pruebas además apuntan a que no sería el único cambión que apareció de incógnito con votos inesperados.

Por su parte, Giuliani confirma tener más de 200 declaraciones juradas de este tipo que corroboran estos hechos delictivos y premeditados.

Entre ellos, el de otros fiscales de mesa que vieron decenas de miles de votos que eran procesados no solo una vez, sino hasta cinco veces. Es decir, que una misma boleta contaba en las máquinas hasta cinco veces y a la vista de otros funcionarios.

Esta misma operación se habría dado en Michigan, Wisconsin, Nevada, Georgia y Pensilvania. “El 90% votos que llegaron posteriormente a la fecha de las elecciones a las diferentes ciudades de los estados fueron para Biden. Es absurdo”, criticó Giuliani.

El papel del software de Smarmatic, subsidiaria de Dominion Voting System también es fundamental en el fraude y formó parte del mismo, ha reseñado Sidney Powell.

El escándalo sería mundial. La abogada de Trump asegura tener confidentes de la empresa que han firmado declaraciones juradas, tal y como informó otro los letrados de Trump, Lin Wood y recogió Libertad Digital.

“Las desviaciones numéricas en los votos son imposibles matemáticamente. Por ejemplo, llegaron 186.000 votos de repente y todos eran para Biden. Ya no hablo de una curva, sino de picos masivos verticales, después justo de que se detuviera el conteo. Ahí interviene Dominion inyectando los votos necesarios en el sistema. Estas máquinas son hackeables y podemos probarlo. Las elecciones fueron fraudulentas en Venezuela y Argentina, con el fin de que sus políticos corruptos se perpetuaran en el poder. Pues no nos van a intimidar, vamos a destapar el mayor caso de corrupción política”, concluyó Powell visiblemente emocionada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here